Profesión Perpetua

Llamadas por Dios a la vida, a la fe y al seguimiento radical de Cristo en la vida religiosa apostólica, queremos responderle en fidelidad creadora según el carisma de Marie Poussepin.

En esta dinámica LLAMADA - RESPUESTA se inscribe la FORMACIÓN en la Congregación:

PROCESO VITAL "HACIA LA PLENITUD DE CRISTO" QUE UNIFICA PROGRESIVAMENTE POR LA PALABRA Y LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU, NUESTRA REALIDAD DE MUJER, CRISTIANA, HERMANA DE LA CARIDAD DOMINICA DE LA PRESENTACION PARA CONOCER Y ANUNCIAR A JESUCRISTO.

DEFINICIÓN

Esta es una etapa del vigor vocacional, caracterizada por el dinamismo interior, expresado por el entusiasmo, la entrega y la creatividad. Vive la oración como fuerza vital. Se tienen grandes oportunidades y bellas experiencias, pero también profundas crisis, que llevan a hacer mayor conciencia de la acción de Dios en la vida.

Etapa de la respuesta agradecida por todo aquello que lee en su propia historia "paso del Señor". De quien después de muchos años de lucha, de esfuerzo constante, de fidelidad, de búsqueda, de deseos y de dudas, pero también etapa de muchas decepciones, errores y pecado, pérdida del camino, comprende que llega el momento de centrarse definitivamente en lo esencial, en lo único que verdaderamente plenifica, es el tiempo de crecimiento, de síntesis de unificación profunda.

OBJETIVO

Crecer en la unificación del ser, en la experiencia de Dios y vivencia de los compromisos religiosos hasta lograr en un proceso de maduración, la síntesis y unificación del ser "hacia la plenitud de Cristo", en el servicio de Caridad en el hoy de la iglesia y del mundo.

CONTENIDOS

  • Durante esta etapa deben organizarse y desarrollarse programas acordes con los contenidos que señala la Ratio.
  • De manera sistemática y según las necesidades y posibilidades de cada una es preciso:
  • Afianzar las bases recibidas en las etapas anteriores
  • Ampliar, complementar y profundizar los conocimientos y experiencias adquiridas, propiciar la actualización pastoral y profesional.
  • Profundizar y actualizar los conocimientos recibidos en el campo humano, en el campo de la fe y en el campo apostólico.
  • Tiempos fuertes de oración, silencio, retiros vividos intensamente como medios adecuados para reafirmar nuestra entrega al Señor
  • Jornadas periódicas de renovación espiritual.

ACOMPAÑAMIENTO

  • En cada situación es muy normal que se presenten momentos difíciles y de crisis, allí son fundamentales el discernimiento y la intensificación de la relación personal con el Señor, como también el acompañamiento espiritual y la fraternidad de la Comunidad.
  • El acompañamiento fortalece las motivaciones vocacionales por un acercamiento directo y personal.
  • Propicia espacios de reflexión, oración y contemplación.
  • Ayuda a asumir las exigencias del seguimiento de Jesucristo en cada momento de la vida.
  • Orienta para asumir la soledad, propia de este estilo de vida, ayuda al discernimiento y la confrontación.
  • Da elementos para asumir las dificultades que se presentan en las diferentes situaciones de la vida.
  • Espacio de comunicación, ayuda, estímulo y misericordia que permite fortalecer la opción hecha por Jesucristo.
  • Ofrece contenidos acordes con el momento histórico y la evolución de la persona.
  • Ayuda a la Hermana a encontrar la nueva dimensión de servicio.
  • Privilegia momentos para hacer una relectura de la vida y a partir de allí asumir las diferentes situaciones